¡¡Esta planta desinflama la próstata, reduce la diabetes y previene el cáncer!! | Mhoni Vidente - Horoscopos y Predicciones
Publicidad

Mhoni Vidente News

Blog

¡¡Esta planta desinflama la próstata, reduce la diabetes y previene el cáncer!!


Una de las enfermedades más comunes y difíciles de tratar es mejor conocida como “cáncer”, sus tratamientos son de los más difíciles, pero siempre estamos buscando alternativas naturales con la que puedas llegar a combatir esta enfermedad.

Hoy en día que estamos tan modernos existen miles de tratamientos químicos o farmacéuticos para ayudar a combatir enfermedades tan difíciles como el cáncer; La ciencia, ha avanzado de manera muy rápida para preservar nuestra salud y el bienestar.

La naturaleza siempre nos brinda alternativas más naturales y económicas, por eso hoy te hablaremos de esta magnífica planta que puede hacer milagros por tu salud e incluso ¡Combate el cáncer!

Beneficios de la Ortiga:

Para la Piel: Purifica y nutre tu piel de raíz, eliminando el acné. Puedes ingerirla como té.

Infecciones urinarias o riñones: La ortiga también es diurética, lo cual te permite limpiar y eliminar infecciones a través de la orina.

Para tu cabello: Es excelente para el cabello y la caída del cabello, ayuda con la caspa y lo mantiene saludable y fuerte.

Para combatir la diabetes: Reduce también la cantidad de azúcar en la sangre, algo importantísimo para todos los diabéticos e incluso pre-diabéticos. Para esto debes hervir dos cucharadas grandes en un litro de agua, luego, lo tomas tres veces al día. Hará maravillas por tu sangre.

Preparación: 

Preparación de la ortiga como planta medicinal.
Normalmente, para fines medicinales de uso interno y si se hace de manera casera, se incorporan las substancias activas de la ortiga mediante una infusión o por decocción.
La infusión se prepara, generalmente, calentando un cuarto de litro de agua y una vez comience a hervir se añade una cucharada de hojas frescas y jóvenes.
Acto seguido se retira del fuego, se tapa y se deja reponer unos minutos. Antes de tomarla se tiene que pasar la infusión por el colador e infundirla, es decir, dejarla reposar tapada durante unos diez o 15 minutos.
Es aconsejable endulzar la infusión, el zumo o la decocción con miel puesto que su gusto no es del todo agradable, se asemeja mucho a una verdura cualquiera y no a un té o infusión convencional.
También desprende un olor bastante fuerte, poco agradable y difícil de desprender de la ropa, por ejemplo.

Decocción de ortiga.
En cambio, en la decocción se ponen las hierbas en el agua, a temperatura ambiente, juntas a fuego lento. Su tiempo de ebullición varía según la parte que utilicemos de la planta.
Este proceso se usa, a diferencia de la infusión, con las partes más duras de la planta como por ejemplo los tallos, que en el caso de la ortiga son muy leñosos, o las raíces, entonces estipulamos que son necesarios de cinco a veinte minutos de ebullición; aunque en el caso del tomillo o del romero, por ejemplo, dura tan solo unos tres minutos.
Pero la decocción también se usa en las partes blandas del vegetal que no pierden sus principios activos con este proceso, entonces se estipulan de uno a tres minutos de ebullición.

Jugo de ortiga depurativo.
Pero también se utiliza el zumo o jugo de la ortiga, que se consigue pasando la planta directamente por una licuadora y que posiblemente es el método con el cual se consigue aprovechar más las propiedades de la ortiga.
Al no tener cocción, se conservan mejor las vitaminas y principios termosensibles de la planta.
Si se quiere, se pueden dejar las ortigas a remojo durante doce horas antes de preparar el zumo para que las hojas cojan turgencia.
Es un preparado muy rico en clorofila y vitamina C.

Jarabe de ortiga diurético.
La ortiga también se toma en jarabe que se prepara de la siguiente manera.
Primeramente se hace la decocción de las hojas de la ortiga que se pondrán en un bote con agua hirviendo durante tres minutos y se dejará reposar durante un cuarto de hora. Se pasa la decocción por el colador y seguidamente se endulza con azúcar, miel o sirope de agave.

En segundo lugar, se calienta la crema resultante al baño María mientras se remueve lentamente, pero continuamente hasta que la mezcla tenga cierta espesor. Se deja enfriar y se guarda en la nevera. La dosis normal diaria es de una a tres cucharadas.


Publicidad
Haz un Comentario


Lo Mas Visto: